APNEA Y RONQUIDOS

Son dos problemas muy frecuentes para los cuales el dentista le ofrece soluciones demostradas en estudios controlados.

RONQUIDOS

La majoria de roncs es poden solucionar eliminant els factors que agreugen l’obstrucció de les vies respiratòries superiors:

  • Obesidad
  • Consumo de alcohol
  • Medicamentos para dormir
  • Obstrucción nasal

Si no es posible eliminar estos factores, recurriremos a un aparato llamado dispositivo de avance mandibular que el paciente se colocará sólo para dormir y actuará aumentando el diámetro de las vías respiratorias altas facilitando el paso del aire durante el sueño.

APNEAS

Es un problema mucho más grave. Las apneas provocan la obstrucción parcial del paso del aire por las vías respiratorias superiores presentando los siguientes problemas de salud.

  • Somnolencia diurna
  • Bajo rendimiento laboral
  • Accidentes de tráfico y/o laborales
  • Hipertensión arterial
  • Complicaciones vasculares

PREGUNTAS FRECUENTES

Una vez visitado por el odontólogo, realizando las exploraciones pertinentes y llenando un sencillo cuestionario sobre somnoliencia diurna (test de Epworth), se valorará la posible derivación a un especialista, generalmente un neumólogo, quién le podrá solicitar las exploraciones complementarias pertinentes, que informarán sobre la severidad de su patología.

Las pruebas nos indicarán si presenta un síndrome de apnea y hipoapnea del sueño (SAHS).

Este síndrome se clasifica en:

  • Leve: si hay entre 5 y 14 apneas por hora de sueño.
  • Moderada: si hay entre 14 y 29 por hora de sueño
  • Severo: si hay 30 o más apneas por hora de sueño.

Si es leve o moderada se tratará mediante un aparato llamado dispositivo intraoral de avance mandibular, facilidad por nuestra consulta, diseñado y elaborado por nuestros protésicos dentales.

El aparato intraoral consiste en una férula superior e inferior nocturna ideada para evitar la retracción mandibular, liberando la faringe y así permitir mejor la entrada de aire durante el sueño.

Porque los dentistas constituyen la primera línea de detección, diagnóstico y tratamiento de la roncopatía crónica y de las apneas del sueño. Además, hay una serie de factores dentales relacionados con estas patologías, como por ejemplo el bruxismo.